El soñador mexicoamericano

By
Updated: octubre 26, 2010

La crónica del éxito logrado por Caín Velásquez el 23 de octubre en Anaheim, California  debe resaltar el esfuerzo involucrado en el proceso, las personas que lo motivaron y la  dedicación del nuevo campeón pesado del UFC. La clave de la victoria radica en el enfoque  de las habilidades personales al trabajo. Al añadir el origen del mexicoamericano a la  ecuación obtenemos una formula familiar: “El sueño americano”.

Como todo slogan de políticos y expresión de uso popular el dicho “Cumplir el sueño  americano” ha sido utilizado con diversos fines, alterando en muchos momentos su  significado, sin embargo la motivación tras la frase tiene rasgos comunes entre las  culturas; motiva a establecer metas y procurar cumplirlas, lo mismo que la dramática  historia de los migrantes hispanoparlantes que llegan a Estados Unidos con ganas de labrar  futuro para su familia.

Tuve el privilegio de observar en persona la hazaña de Velásquez. La energía que sentimos  en el Honda Center es algo sin igual, la estridente explosión del público al momento que  Herb Dean detuvo la pelea no tiene comparación. La entrega de los mexicoamericanos ante el nuevo campeón superó por mucho las ovaciones que se ganó Fedor Emelianenko en el mismo edificio. Ahora Caín Velásquez es el rey de peso completo en la mayor organización de Artes Marciales  Mixtas (AMM)  del mundo. La celebración con los alabanzas en español y cánticos de “Si Se Pudo” son  memorias inolvidables que nos conmovieron hasta la medula. Por unos minutos la fiesta  masiva fue tricolor.

Bestias y domadores.


Increíble, impresionante, la demolición de Lesnar fue una actuación casi perfecta de Caín.  Mostró formidable habilidad para meter las manos, resistió intentos por derribarlo y al caer se levantó tan rápido como el ánimo de los asistentes al verlo conectar un precioso rodillazo y tener de espalda contra la lona al “Oso Polar”. La velocidad mata, cuando está respaldada por energía y poder es impactante.

Derrotar a Brock Lesnar fue vendido como la gran hazaña, una misión imposible. El nativo de  Minnesota es una mole bestial con formidable manejo de sus atributos físicos, que aprovecha  al máximo con sus limitados avances técnicos. Aun con su falta de experiencia el ex campeón  de peso completo es un tipo muy peligroso y la hipérbole empleada en su promoción  publicitaria no le resta meritos como antiguo jerarca de las 265 libras. Al contrario, el  triunfo de Caín luce con mayor trascendencia dado el renombre de su víctima.

Gloria compartida.

Caín Velásquez

En la pelea el mexicoamericano mostró el talento de un joven que está dándole buen curso a  su potencial. Velásquez no sólo representa a los latinos, también es el reflejo de la nueva  generación de peleadores pesados que cada día son más completos, con un arsenal  impresionante. En los 4:12 minutos de combate nos mostró su golpeo fulminante, capacidad  atlética de elite y lucha colegial con magnífica defensa a los derribes, además buena clase en Jiu-Jitsu defensivo para salirse de posiciones peligrosas. A pesar de todo el esfuerzo de Lesnar, Caín no cayó ante su control superior y dominante potencia.

El nuevo campeón podría ser el peleador pesado más completo de todos, es un luchador de  nivel All-American, con fluidez y precisión en la pelea de pie. Movilidad, rapidez y energía inigualables.

Lograr el Campeonato Peso Completo del UFC es histórico, pone al miembro de la American  KickBoxing Academy como la punta de lanza en la revolución latina de las AMM Caín es el primer mexicoamericano en ganar un título mundial de peso completo en  cualquier deporte de combate profesional. Es un paso enorme a favor de la aceptación de las  AMM en Estados Unidos por los hispanoparlantes, en busca de acaparar las miradas que se  enfocan actualmente en los boxeadores. En cuanto los ojos de los latinos observen las  virtudes de este deporte, las entrevistas, la promoción, la admiración que tiene los  pugilistas le llegarán a Velásquez. Esta victoria es el siguiente eslabón en la cadena de  dominación mundial del UFC, el mercado de hispanos en EUA es enorme y uno que desean  explotar.

Para los mexicanos es un gusto celebrar el título pero recordemos que Caín nació en Estados  Unidos y se ha formado como peleador en las academias de aquel país, no es un peleador  mexicano, es un guerrero con raíces aztecas, pero un mexicoamericano al fin. Su logro debe  servir de motivación para los peleadores actuales y sobre todo como catalizador para que  jóvenes se involucren en este deporte. Lo de Velásquez no es un avance de las AMM  mexicanas, aquí seguimos en pañales, desarrollando lentamente proyectos que mejoren la  habilidad de nuestros gladiadores. No hay que hacer demasiada caravana con sombrero ajeno,  el objetivo de tener un verdadero campeón mundial 100% mexicano sigue lejos.

Velásquez y su equipo han mostrado inteligencia al explotar su origen con sus visitas  promocionales a nuestro país, pero no debemos basar el crecimiento sólo en su imagen, sino  buscar el desarrollo verdadero. Mejorar constantemente en la preparación de nuestros  talentos, darles el mayor impulso posible. Aprovechemos que Caín es monarca en Estados Unidos para usarlo de motivación, no para simular que “llegamos a la tierra prometida”. Es  él quien cumplió el “Sueño Mexicoamericano”, los demás sólo le apoyamos a la distancia.

UFC no vendrá a México en el futuro cercano hay demasiados lugares rezagados en su lista de  sedes por explorar. Brasil tiene varios campeones y peleadores de élite, que nacieron en  territorio amazónico, sin embargo su próxima visita a Sudamérica sería en finales de 2011 y  causada por las nominaciones de los cariocas para organizar los juegos olímpicos y el  mundial de fútbol soccer. En México las condiciones no están para aprovechar una visita del  UFC, se necesita tener una base de peleadores que pudieran formar parte de la porción  preliminar, además hay que obtener el apoyo de los principales patrocinadores, esos que el  boxeo tiene y poco a poco se irán acercando a las AMM.

You pick yourself up…

La mítica idea de que hay peleadores (bestias) invencibles se derrumba constantemente. La  caída de Lesnar generó en muchos aficionados la reacción equivocada. Piden que regrese a  WWE, que deje las AMM y vuelva al mundo donde los resultados son predeterminados en un  escritorio. Que estupidez. Brock Lesnar es el peleador que más vende, la persona en que UFC  puede confiar para que se le abran las puertas de medios masivos. Su imagen es la más conocida, no puede retirarse tras una caída, hay demasiadas posibilidades para el futuro.

Lesnar no va a dejar de generar expectativa, simplemente que los aficionados tengan intriga de cómo reaccionará ante su derrota más importante es indicativo de la atención que demanda. Brock va a regresar, quiza no tan pronto, pero en la división pesada hasta podría buscar de nuevo ese cinto que tuvo alguna vez. Quizá su rol no sea compitiendo en la cima, entonces está la triología contra Frank Mir, participar como entrenador de The Ultimate Fighter, seguir como atractivo especial en funciones.

Tras la exitosa estrategia promocional de UFC para vender a Caín como el próximo ídolo mexicoamericano podemos esperar que sus bonos suban. El siguiente retador al fajín pesado es el brasileño Junior “Cigano” Dos Santos, se espera que enfrente en marzo o abril a Velásquez. El pupilo de los gemelos Nogueira tiene muy buen boxeo, poder en los puños y físicamente es impresionante. Se espera una batalla entre jóvenes colosos.

El comediante George Carlin dijo que se le llama el Sueño Americano (estadounidense) porque tienes que estar dormido para creértelo, pero rescatando el sentimiento motor de la frase, Caín Velásquez nos demostró que trabajando duro y de manera inteligente puedes cumplir el sueño mexicoamericano.

Print Friendly

2 Comments

  1. ROJAS

    26/10/2010 at 8:41 pm

    muy buena tu columna victor,ya la extrañaba,como siempre muy objetiva(aunque a algunos no les va a gustar un renglon q escribiste jaja…). Tienes toda la razon sobre lo de que cain, aunque sea de raices mexicanas y el este orgulloso de lo mismo al igual que nosotros nacio en EU y toda su formacion es gracias al apoyo que se le da a los deportistas en EU y no hay que tomarlo como un logro del deporte mexicano.
    un saludo.
  2. rodrigogo

    26/10/2010 at 9:06 pm

    Una pelea perfecta de Cain que desnudó todas las falencias de Lesnar y demostró su gran corazón. Soy chileno, pero en la pelea apoyé y celebré como un mexicano más y fue emocionante escuchar, aunque sea a través de internet, la ovación que recibió Cain y ver las banderas mexicanas y los colores blanco rojo y verde que defiende. Deben sentirse orgulloso!!
    Saludos

Leave a Reply