Urijah Faber y el oro prometido

By
Updated: julio 20, 2012

Urijah Faber

Now let me welcome everybody to the wild, wild west.
-Dr. Dre

La suerte no existe, excepto en cualquier juego de azar, en la vida cotidiana o laboral no hay cabida para la suerte; esa es una de las “Leyes del Ring”. Los elementos que nos ayudan a triunfar y cumplir nuestros objetivos son el trabajo responsable, disciplinado, la capacidad labrada por constancia y la perseverante mentalidad o confianza que genera la “preparación a conciencia”.

Urijah “The California Kid” Faber estableció su reino en las 145 libras, portando el título de World Extreme Cagefighting (WEC) con orgullo. Era el número uno del mundo en su peso y uno de los escasos ejemplos de un peleador completo (con virtudes en todos los rubros de las Artes Marciales Mixtas, AMM).

El integrante del Team Alpha Male se distingue por ser carismático, dedicado a su preparación y arrojado en sus embates dentro de la jaula. A sus 33 años tiene foja de 26-5 en las AMM y 2-1 en UFC. Su estilo de combate tornó a Sacramento, California, su ciudad natal, en la sede principal de la WEC.

Su etapa en la cima terminó al caer ante Mike Thomas Brown en par de ocasiones. En la primera batalla quedó muy en claro que Faber no descuelga la bandera del atrevimiento cuando lo tiran a loco, arrojado al ataque buscó un golpe espectacular y terminó de cara a las lamparas. En el segundo duelo sus manos sufrieron lesiones y no pudo sobreponerse.

Parecía que la puerta al título estaba cerrada para el californiano, hasta que José Aldo Jr. destrozó a Brown y Faber volvió a retar por el fajín pluma. El brasileño superó de manera impactante a Urijah, con base en pateo a las piernas. El futuro del antiguo campeón en las 145 libras estaba marcado, su mirada viró a la división gallo.

En la cima de las 135 libras Faber encontró a su antigua víctima, Dominick Cruz, instaurado como el monarca más solido que había visto la división, por el estilo elusivo del integrante del Alliance Training Center. Se dio la esperada revancha, Faber fue superado en una cerrada contienda que los jueces decidieron a favor del monarca, la puerta volvía a cerrarse.

El extraordinario renombre de Faber y su habilidad para derrotar a la mayoría de los contendientes gallo lo estableció como el siguiente rival de Cruz, primero como entrenadores en el reality show de la promotora, The Ultimate Figther, y después en el octágono por el fajín del UFC que tanto ha eludido al californiano.

Ahora el reto de Faber es un brasileño, integrante del Nova Uniao, co equipero de José Aldo Jr. y dueño de una impresionante racha de 28 peleas sin conocer la derrota. Renan “Barao” Pegado, de 25 años! es la siguiente piedra en el camino de Faber a la corona.

“The California Kid” no sólo se renueva para mantener viva su carrera, muestra virtudes como su disposición, entrega y carisma que lo tienen cerca de la cima, con la oportunidad de ser el jerarca interino del UFC en peso gallo. El hombre que posaba con tres cinturones hace algunos años, tiene desde 2008 sin ser llamado campeón.

Faber ha mostrado habilidades que lo sostienen como uno de los mejores gallos del mundo, quizá no sean suficientes para ser el número uno y contrarrestar el estilo de quien está en la cima, pero el sábado 21 de Julio en el Scotiabank Saddledome de Calgary, Alberta, Canadá tiene la posibilidad de revestirse con un fajín dorado.

Barao es un león joven, dispuesto a brindar su máximo esfuerzo para salir victorioso ante su rival de mayor renombre y calidad. Es muy rápido al disparar voluminosas combinaciones de golpes y patadas, sabe defenderse ante los derribes de buena forma, además es agresivo al vislumbrar la oportunidad de cerrar una fugaz sumisión.

En sus tres triunfos dentro del UFC, Barao (28-1-0, 1 NC) ha mostrado virtudes que en papel lo hacen lucir como una feroz amenaza no sólo para Faber, Cole Escovedo, Brad Pickett y Scott Jorgensen han caído ante el sudamericano. “Barao” debe establecer su juego a distancia, con jabs y pateo a las piernas para menguar al estadounidense y encontrar el momento de finalizar el duelo o asegurarse la victoria por la ruta larga.

Ambos han manifestado que la corona interina es un gran logro, lo tratan como si fuese el título absoluto, pero sólo es un blasón provisional. Para ser campeón debes vencer al monarca real. La verdadera relevancia de esta prueba radica en que el vencedor mostrará su habilidad para mantenerse o llegar a la cima, dependiendo de quien sea.

Para Faber la misión no es imposible, debe llevar la batuta, aprovechar cuando el carioca esté con la espalda contra la reja para acortar la distancia e impactarlo con golpes cortos al cuerpo para menguar su resistencia y llevarlo a los rounds 4 y 5.

Faber ha comprobado su habilidad para finalizar los duelos con 21 triunfos por nocaut o sumisión, su ground and pound es implacable, tiene precisión en el grappling y sabe cerrar estrangulaciones de manera efectiva. Su experiencia en duelos ante rivales de renombre se ha reflejado en mejores estrategias y contragolpes más acertados.

Urijah es la perfecta prueba para la progresión de “Barao”. El brasileño tiene la velocidad y calidad técnica en el combate de pie y sobre la lona para imponerse, los cuestionamientos que aplican son a su determinación (corazón) y resistencia física, su compañero José Aldo Jr. pasó esa prueba con excelentes calificaciones, una victoria sobre Faber lo lanzó al estrellato, Renan aspira a emularlo el sábado por la noche.

Una frase de Joe Rogan destaca en el spot radiofónico que promueve la pelea: “Veremos a Urijah Faber en su mejor nivel, en su mejor momento”. A sus 33 años, “The California Kid” busca tomar un segundo aire y coronarse en una división de peso inferior a la que le dio sus primeros galardones, al estilo de Randy Couture o Dan Henderson. Faber quiere mostrarnos que las AMM no son sólo un juego de jóvenes, sino un maratón donde debemos aprovechar las segundas, terceras y cuartas oportunidades, ya que lo importante no es hacerlo, sino saber llegar.

Que tengan una fenomenal semana pero sobre todo ¡Disfruten de las peleas!

Print Friendly