UFC 151: ESTRAGOS DE LA SATURACIÓN‏

By
Updated: agosto 26, 2012

Jon Jones, alguna vez patrocinado por UFC.

La cancelación de UFC 151 es consecuencia de la saturación que ha generado el crecimiento del Ultimate Fighting Championship (UFC). Hay muchos eventos y pocas estrellas, ésta función era un símil de las cartelera que se presentan tradicionalmente en el boxeo donde sólo la pelea estelar genera intriga  y vende boletos o Pago Por Evento (PPV por sus siglas en inglés), al caerse la contienda por lesión de Dan Henderson las opciones eran muy limitadas para los promotores:

1).- Solicitarle a Jon Jones que participe en un duelo ante rival diferente, asumiendo “Bones” el riesgo y una parte de la consecuencia financiera para evitarse la cancelación.
2).- Encontrar una pelea estelar que lo sustituya para salir del compromiso, esperar que nuevamente apareciera un peleador taquillero al rescate.
3).- Cancelar y reprogramar los duelos.

Jones tomó una decisión lógica al rechazar la pelea ante Chael Sonnen, un potencial rival futuro con el que podría ganar mucho dinero, no sabemos si alguien más estaba dispuesto a enfrentarlo o se le presentaron otras opciones para mantener el evento en su agenda original.

UFC ofreció como alternativa un duelo de revancha para Jones ante el recién nombrado contendiente número uno, Lyoto Machida para el 22 de septiembre, guardándose la bala (Jones vs. Sonnen) para otra ocasión, pero lo anuncia sin tener contratos firmados, asumiendo que todo saldría bien, grave error.

La ley de Murphy ataca y Machida se niega a firmar el acuerdo, alegando que para enfrentar a Jones necesita un campamento completo, lo cual es lógico, ya lo enfrentó y no quiere correr ese riesgo sin estar bien preparado, sabiendo que sí pierde con Jones, su camino al título estaría tapado en 205 y en 185 libras, donde el monarca es su amigo/coequipero Anderson Silva.

La tragicomedia sigue, descubrimos que el mismo representante de Machida ofreció a “La Araña” para pelear con un semicompleto por determinar, para salvar el UFC 151, pero la llamada llegó muy tarde, habían jalado el cordón ante la negativa de “El Dragón” y UFC 151 no tenía salvación.

Entre los hombres que se ofrecieron para medirse ante Jones estuvo Chris Weidman, quien es menos popular que cualquiera de los otros peleadores mencionados en esta perorata. Vitor Belfort también arrojó su nombre a las posibilidades y porque todo lo malo que puede pasar va a pasar, así el nombre de “The Phenom” salió del sombrero y habemus pelea.

No veo maldad por parte de Jones, el cuido lo suyo, lo más preciado. Tomó lección de lo que sucedió en el pugilismo escasos meses, “Vicius” Víctor Ortiz estaba programado en revancha ante André Berto, quien arrojó un resultado positivo en una prueba voluntaria antidopaje, la pelea se canceló y para “salvar el evento” Ortiz aceptó medirse ante Josesito López, un boxeador con menor renombre y proveniente de divisiones inferiores. La pelea resultó mucho más excitante de lo esperado, el favorito cayó víctima de los golpes que le propinó el sustituto de última hora. Ortiz sufrió un nocaut técnico por abandono debido a una lesión de quijada.

Debemos recordar que Jones es un contratista independiente, quien acuerda con el promotor una cifra para pelear en cierto lugar con un rival determinado de común acuerdo. Es un atleta profesional, su fin es participar en espectáculos deportivos donde genere la mayor cantidad de ingresos posibles, por pelear, patrocinios, fiestas, etc. Porque al final del día la responsabilidad de proveer para su familia es suya, y no lo hará con cinturones, rachas invictas o nocauts, esos son medios para cumplir su fin. Debemos erradicar la idea de que los peleadores son gladiadores o guerreros que están dispuestos s exponerlo todo por amor a su arte, lo hace por negocio, porque existe un intercambio financiero que los motiva a ingresar en el octágono y exponer su vida. El espíritu combativo, la valentía y el sentido común no están peleados.

 

Lyoto Machida, también rechazo pelear con poca antelación.

Lyoto Machida también se protegió, sabe que tan peligroso es Jones, ya fue sometido por el monarca hasta caer inconsciente sobre la lona, solicitó mayor tiempo de preparación que no le pudieron conceder. Por supuesto, Vitor Belfort queda como el que tiene la oportunidad estilo Rocky de ganar todo sin arriesgar nada (que no sea su físico, y sabemos que su fama es por arriesgarlo), es un peleador de la escuela antigua, de las épocas de Carlson Gracie, no es más valiente que los otros, es más arriesgado.

Así tenemos uno de los estragos del crecimiento que ha presentado UFC, Jon Jones es uno de los peleadores encargados de generar los recursos con los que se le paga a los gladiadores que ahora se quejan por no la cancelación de sus peleas y tildan de villano a “Bones”, sin recapacitar n que sin los peleadores populares UFC no tendría tantos eventos y no necesitaría a muchos de los peleadores de relleno que ahora están molestos; el roster ideal de la promotora es de 250 peleadores, hoy están cerca a los 400, es inflación se dio por la expansión que el UFC ha puesto en los hombros del éxito de sus escazas estrellas.

Es la primera vez que UFC cancela un evento con pocos días de anticipación, muchos de los involucrados han manifestad su descontento. No sorprendería en el futuro cercano suceda algo similar, estamos en una etapa donde UFC debe presentar mas funciones para asegurar su crecimiento y cumplir los contratos que tiene con televisoras, patrocinadores, sedes y los ejecutivos de cableras que distribuyen sus PPV. UFC eligió convertirse en una empresa de estas dimensiones, satura su mercado y ahora vive las consecuencias, siente los dolores de estirar tanto la cuerda. No se pueden establecer demasiadas medidas correctivas o preventivas, la saturación continúa mostrando su lado oscuro, así como muchos piensan que Jones lo hace.

Print Friendly