Negocios y mitos segunda parte

By
Updated: octubre 18, 2012

Los mitos siguen y seguirán siendo el motor principal para promover y vender eventos de AMM,  desencadenarán la ira de miles de fanáticos, la cual terminará convertida en comentarios de odio y carentes de sentido común, cuyo único objetivo al parecer, simplemente  es destrozar el éxito ajeno (yo también lo he hecho); la explotación de estos mitos  nutrirán de artículos chatarra a muchas páginas “especializadas” en este deporte que tanto nos apasiona.

En la primera parte me enfoqué en las “estrategias” de las cuales peleadores como Chael Sonnen sobre explotan (claro, algunos tienen talento y lo hacen mucho mejor que otros) para generar polémica y vender.  Esta segunda parte la dedico a los mitos que intentan demeritar o justificar el desempeño de los peleadores.

El mito del tamaño

Cada pelador tiene la responsabilidad de cuidarse y de ser inteligente, de elegir la categoría de peso que más le convenga

¡Ganó porque es enorme!, ¡es un abusivo pelea contra peladores mucho más pequeños!, corta 30 kilos y los recupera el día de la pelea, ¡debería subir de división!

Estas son algunas de la frases que más se repiten viralmente, es cierto, la ventaja de tamaño existe y si influye, pero no es el factor determinante en todas las peleas. Cada pelea se debe analizar de forma particular, en los deportes, y más en los de contacto influyen tantos factores como: el estilo de pelea de cada atleta, sus habilidades, la quijada, la pegada, el cardiovascular, el campamento de entrenamiento, el clima, la estrategia, la resistencia de la piel, etc. Cortar peso es otro factor importante, pero varía según cada peleador, para algunos es una pesadilla para otros es mucho más fácil.

Para dar ejemplos,  peleadores como Jon Jones y Anderson Silva, a quienes por cierto ESTÁ DE MODA ODIARLOS (como a cualquier otro ser humano que alcance un gran éxito) son las principales víctimas de esta crítica, pero ¿qué sería de sus atributos físicos sin sus sorprendentes habilidades? El tamaño es tan subjetivo como todo lo que pasa dentro de la jaula o el ring, si esta idea fuese completamente cierta,  peleadores como Frankie Edgar, Rasahd Evans, Fedor Emelianenko,  BJ Penn, Dan Henderson, etc. jamás hubiesen sido campeones y viceversa gente tan enorme como Anthony Johnson, Brock Lesnar, Kyle Kingsbury, Mike Kyle, Yushin Okami , Josh Grispi, Stefan Struve, etc., dominarían sin problemas.  Si un peleador enfrenta a rivales más grandes no implica que este sea mejor o que sea más valiente, no, debemos ser objetivos y analizar a los peladores por todos sus demás atributos no sólo por uno; lo subjetivo de este tema se lleva al grado de la mentira y de la exageración con el propósito sobre glorificar o destruir a atletas en especifico, dependiendo de las tendencias que se establezcan en la opinión popular.

Cada pelador tiene la responsabilidad de cuidarse y de ser inteligente, de elegir la categoría de peso que más le convenga, si es muy necio para aceptar que es chico o que se le dificulta dar el peso, sus acciones tendrán repercusiones.  

Si un pelador es tan dominante en su división, como GSP, Anderson Silva, José Aldo y Jon Jones, no es la mejor estrategia subir o bajar de categoría de peso (Silva ya lo ha hecho), no es cobardía, es sentido común. Y si en verdad lo van a hacer, deben darse a desear, esperar el momento adecuado, es decir: hacer de esa transición lo más lucrativa posible, o que ese cambió sea un impulso real a sus carreras. Finalmente ser pelador es como cualquier otro trabajo, los atletas hacen las cosas pesando siempre en su beneficio personal, económico y profesional, como todos nosotros, así de fácil, lo demás es puro discurso: peleo por mis fans, lo haría gratis, etc.

Print Friendly