Calaveras a Peleadores 2014

El 2 de noviembre se conmemora el “Día de los Muertos”, donde recordamos la vida de quienes ya no están con nosotros. Una de las tradiciones que destacan es la redacción de “Calaveras”, las cuales son versos satíricos que comentan las acciones de personas vivas y su trato con La Muerte. Este año hemos revivido la tradición y publicamos cinco textos nuevos, cada uno con dedicatoria a los personajes más relevantes de 2014 en las Artes Marciales Mixtas. Además re-publicaremos varias de las calaveras que publicamos previamente, para refrescar su memoria.

2009:

A Randy Couture

Disculpándose por el retraso
la calaca buscó al veteranazo.
Vociferando por toda la arena:
“Ya haz tenido tú última cena”.
Velozmente Couture lanzó un reto,
pelea a cinco rounds con el esqueleto.
Boxeo sucio desde el clinch greco,
Randy de un upper la noquea en seco.
La muerte declara en quejido gutural:
“Me venció Couture, el antinatural”.

A “Rampage” Jackson

Apareció en la lista condenado
Quinton Jackson, campeón retirado.
Un viaje simple, entrada por salida
dejando al fin un morenazo sin vida.
En hollywoodense y frío plato
la Parca encontró al novato.
Anunció sin pensarlo dos veces
el franco dictamen de los jueces:
“Pelear no quisiste, actor no serás.
Bienvenido eres en el nunca más”.

A Dana White

Vendió su alma al gran demonio rojo
un rapado hombre, lleno de enojo.
Pidió un deseo vehemente:
librarse de esa rusa gente.
Se creyó más rudo que los peleadores,
el todopoderoso rey de los promotores.
Con lista de enemigos en la mano
destrozó a Fedor y a su hermano.
Sin competencia celebra en lodo
el mal hablado dueño de todo.

A Chuck Liddell

Al hombre de hielo debe descongelar,
la muerte en vestido corto y sensual.
Lo invita a bailar tango y quebradita
en un programa de la pantalla chiquita.
Como todo caballero, fuerte y formal,
saca polilla en la pista nocturnal.
La flaca logra su cometido,
tiene a Chuck casi fundido.
Fatigado ya se va el rudo campeón
de puntitas girando al panteón.

 

2010:

A Brock Lesnar

La Parca buscó la presa más grandota
y encontró al temido Oso Polar de Minnesota.
Con la fuerza de mil muertos vivientes,
tan rudo que le hizo temblar hasta los dientes.

Inspirada por unos tragos de tequila
La Huesuda partió a casa de aquel gorila.
Frente a la puerta tomó otro trago
y se preguntó ¿Cómo demonios le hago?

Furiosa y sin pensarlo dos veces
La Muerte se dejó de estupideces;
llamó a su amigo “El Toro” tricolor
para que Brock en verdad sintiera dolor.

Ahora el nórdico luce sombrero y bigote,
disfrazado para que ningún latino lo azote.
Con un Plato de menudo y barril de cerveza
para el incesante dolor de alma y cabeza

A Roger Huerta

El Héroe callejero y defensor de damas,
Roger Huerta, pronto arderá en  llamas.
Envidiosa La Huesuda le dará final
por abusar de la publicidad viral.

Mientras entrena con su truza tricolor
le advierten: “Te están buscando Matador”.
Temeroso Huerta se esconde en el baño
rezando por que no le hagan mucho daño.

Repasa sus pecados populares:
posar para fotos fuera de bares,
salir en portada de revistas
y lucrar con las entrevistas.

Roger en sesión de lágrimas y pataletas,
acepta como en la vida todo da vueltas.
Siente la fría brisa al llegar La Parca
quien por la ocasión luce ropa de marca.

A Shane Carwin

En todos los gimnasios de la ciudad
La Calaca destruye todo sin piedad.
Busca sin éxito al Ingeniero Musculoso
su misión es darle un remate doloroso.

Cometió la mole de carne y hueso
un error de juicio bastante grueso.
Dejó los pulmones en el primer round
con inefectivo ground and pound.

El sabor de la derrota no fue suficiente
al castigar La Huesuda no es tan buena gente
y menos porque al grandote de Colorado
se le acusó de haberse dopado.

En lugar de esperar la suspensión oficial
La Parca llegó con su propia intención final.
Mientras Carwin levantaba mancuernillas
el ataque oscuro lo deja para la camilla.

A Chael Sonnen

Ilusa y confiada de más La Catrina
pensó que era una misión de rutina.
Llevar a Chael Sonnen hacía la luz
sería más duro que un huevo de avestruz.

La Huesuda llegó contra el afamado parlanchín
con la noticia de que su vida llegó al fin.
De inmediato el contendiente de peso mediano
dijo que no le entendía por su acento hispano.

La cruel justiciera desempolvó su inglés
y condenó al gladiador por segunda vez.
Eludiéndole como político republicano
Sonnen afirmó: “Yo no soy ese fulano”.

El enfermizo hablador fingió dolor abdominal
y desesperada La Calaca cedió al final.
Mientras huye, La Muerte desearía estar sorda,
Chael en reclamos y llorar se desborda.

A Fabricio Werdum

Con su Gi La Catrina muy mona
practicaba su guardia de goma.
Hacía raspadas y transiciones
practicando varias sumisiones.

Quería llegar a gran nivel
a Werdum tenía que someter.
Frente al gym dejó un regalo
para el famoso “Vai Cavalo”.

Una tarjeta decía en portugues:
“¡Acepta el reto, ganaré esta vez!”
El brasileño aceptó sin dudarlo
corriendo el riesgo de no lograrlo.

La batalla resultó exquisita
pero la sentencia estaba escrita.
Fabricio dio otra enorme sorpresa
La Muerte de un triángulo cayó presa.

A Tito Ortiz

El chico malo de la playa
finalmente cruzó la raya;
La Parca oyó amenazas
del californiano bocazas.

Tito alardeo su contrato:
“Voy por mi campeonato.
Ni por lesiones o la catrina
¡mi carrera no se termina!”

Ofendida La Pelona lanzó el reto
sabiendo que tenía un amuleto.
En su esquina La Pelona
tenía presidencial persona.

La pelea fue éxito total,
récord de ventas mundial.
Ortiz no lo puedo evitar
La Parca lo hizo tapear.

2012:

A THE ULTIMATE FIGHTER

De zapping por los canales,

paró en imágenes brutales.

La Parca no creía lo que veía

y pensó: ¡Esto es una porquería!

Un desarapado barbón

reñía con su jefe gruñón;

en la jaula dos novatos

dan tumbos por largos ratos.

Rauda, la catrina llegó al gym

y declaró: aquí llegó su fin.

El programa cancelado,

Dana llora y cae abrumado.

A JON JONES

El primer aviso fue aquel choque

donde su auto quedó pa’l remolque.

El segundo, una sorpresa a ras de lona:

el armbar que impactó a toda persona.

Salió con bandera justiciera, La Catrina

y encontró al campeón en una cantina.

Jones gritaba: “Yo invito los tragos”;

rodeado de mujerzuelas y vagos.

Rauda La Calaca escupió un reto

que estremeció al larguirucho esqueleto.

Un duelo en la jaula octagonal

de terrible consecuencia mortal.

Jones, tembloroso buscó una salida

y llamó a Greg Jackson enseguida,

le explicó la peligrosa situación

y el entrenador le dio una solución:

“Dile que necesitas meses pa’ entrenar,

sin estrategia no la puedes enfrentar”.

Sonriente Jones planteó su excusa:

a un combate repentino se rehúsa.

La Calavera sin animo de discutir,

declara que “Bones” no podrá rehuir.

Ataca con fuerza demoledora

y es declarada como ganadora.

Jon es condenado a pasar la eternidad

tomando lecciones de actitud y humildad.

Llora y su actitud egoista lamenta

mientras se convierte en huesos y osamenta.

A RONDA ROUSEY

Pocos saben, La Muerte es vanidosa

ante cualquier espejo se detiene y posa.

Ataviada con vestido y sombrero,

sólo le falta colgarse un plumero.

Entre sus falanges la revista

que roba atención a primera vista.

Cuerpos expuestos, belleza total;

envidia la corroe, intolerancia brutal.

“¿Quién es la rubia en la portada?”

Exclamó La Flaca muy indignada.

“Ahh, es la Reina de las Artes Marciales

¡Le daré el más cruel de los finales!

Un ataque maestro fue planeado,

sin duda Rousey la ha desquiciado.

Marchitar a Ronda es su único pensamiento,

por ser bella y exitosa le dará un escarmiento.

En la noche, dormida, los brazos le removerá

y presume: “Así a nadie le gustará”

Con terror en la mente y aspecto lúgubre,

La Calaca se mueve al son de la marcha fúnebre.

Tomó la mano de la guapa peleadora

y se convirtió en La Catrina Voladora.

Aún somnolienta Ronda aplicó su judo,

derribe express y palanca con jalón rudo.

Lamentando su infortunio, en terapia intensiva,

la derrotada Calavera escribe una misiva:

“Ronda querida, Ronda adorada. Hazme un favorcito,

no seas malvada y devuelve mi brasito.

A UFC EN RIO

Al salir de la selva amazónica

El Esqueleto gustoso leía su novela

“La muerte anunciada en crónica”,

mientras el camión recorría la favela.

Usualmente en su maldita lista

estaba una persona o animal,

nunca había puesto su vista

en un encargo tan especial.

Tenía que fulminar un evento:

evitar la visita del UFC a Rio.

No cerró la boca un momento,

la noticia dejó al verdugo frío.

¡Él era un intenso aficionado!

Solución  tuvo que buscarle

Pensó en el campeón José Aldo,

“Al rival he de lesionarle”.

Era una perdida fulminante,

sin estelar la función moría

Hasta que una estrella brillante

sin temor a combatir se ofrecía.

Edgar vs. Aldo era noticia mundial,

que le cambió el semblante.

Entonces tomó una decisión crucial

al carioca dejaría fuera de combate.

Pasaron los días y lágrimas de todos

los aficionados que hacían oración

arrastrados en rodillas y codos,

todo para rescatar la función.

Entonces llegó un plan con maña:

“Sí es que pueden llegarnos al precio

tendrán de estelar a La Araña”,

dijó un manejador ambicioso y necio.

El Finador estaba con un dilema

sí es que UFC encontraba un rival,

se metió en agudísimo problema

por no acatar la orden infernal.

Desesparado llegó al gimnasio

para liquidar a otro estelarista.

“Caminaré de puntitas, despacio,

no quiero dejar alguna pista”.

Llegó la hora del ataque sorpresa

pero Anderson rápido lo eludió,

como si le estrellara en una mesa,

esa patada frontal lo aturdió.

Resignado por el fracaso en su misión,

El Esqueleto hacia fila en la arena,

compraría boletos para la función,

con golpes y sumisiones borraría su pena.

2014:

Calavera a Chris Weidman MMASPORTCENTER 2014

Calavera a Ronda Rousey MMASPORTCENTER 2014

Calavera a Bjorn Rebney MMASPORTCENTER 2014

Calavera a Wanderlei Silva MMASPORTCENTER 2014

Calavera a TUF Latino MMASPORTCENTER 2014

Author: Victor Reveles

Share This Post On

2 Comments

Deja un comentario